“Aquí la Tierra” de RTVE recoge datos de Ahogamiento

Hace unos días el programa de RTVE “Aquí la Tierra” contactó con nosotros para conocer de primera mano la realidad del Ahogamiento en España.

El 29 de Julio incluyeron en el inicio del programa una pequeña mención al número de fallecidos y consejos para la prevención. Que este mensaje se incluya en un programa de gran audiencia significa que poco a poco vamos consiguiendo concienciar de la importancia de un problema que nos afecta a todos.

Muchas gracias por ayudarnos a reducir el Ahogamiento.

 

Informe preliminar Ahogamiento en España Enero a Agosto 2014

InformeAgosto2014

Descarga: Informe Preliminar Ahogamientos España Enero a Agosto 2014

Como parte de un proyecto de investigación iniciado en 2008, y para concienciar de la importancia que tienen las muertes por ahogamiento, relacionamos los casos de rescates y fallecimientos relacionados con el medio acuático que se han producido en España desde el inicio del año, publicados por los medios de comunicación o los servicios de emergencia.

Este estudio dirigido por Luis Miguel Pascual, Director Técnico de la Escuela Segoviana de Socorrismo, comenzó en 2008, con un muestreo y análisis de los datos que proporcionaban las noticias publicadas en la prensa escrita sobre ahogamiento en España con el objetivo de diseñar un sistema de recogida de datos que permitiera realizar un seguimiento y análisis exhaustivo de los incidentes relacionados con el ahogamiento en España y obtener datos que permitan reflejar la realidad de esta tragedia.

.

Relación de incidentes de Ahogamiento .

Reseñamos los casos ordenados cronológicamente con un enlace a una de las noticias publicadas en medios digitales.

Descargar listado de Ahogamientos España 2014, actualizado a 31/08/2014

Esta información está de pública disposición, con el único requisito de citar la procedencia de los datos. 

Comunicar un Ahogamiento en los Medios de Comunicación

Noticias Prensa

Durante el desarrollo del proyecto de seguimiento de ahogamientos que llevamos a cabo desde 2011, hemos observado que en el tratamiento que los medios de comunicación hacen de los ahogamientos persisten clichés, términos y conceptos desfasados o erróneos, como el “corte de digestión”.

A menudo, la dificultad de obtener datos fiables sobre un incidente de ahogamiento proviene de los diferentes estilos que utilizan los medios de comunicación que, en muchas ocasiones, reproducen noticias de agencia poco detalladas o únicamente los titulares. Lo sabemos por experiencia, solo en el año 2013 revisamos más de 1200 alertas por correo electrónico, cada una con una media de 6 noticias.

Por lo general, no se especifican con claridad las circunstancias de los posibles ahogamientos, no se incluyen datos que serían relevantes para su entendimiento o valoración; se omite la intervención de Socorristas o la realización de maniobras de resucitación y no se hace un seguimiento del pronóstico de los casos de ahogamiento no fatal. El etiquetado de las noticias tampoco es uniforme, muchas veces se omiten las relacionadas con “ahogamiento”, clasificándose como “suceso”, “muerte accidental”, etc.

En este sentido, creemos que nuestra misión es proporcionar a los medios de comunicación y periodistas, (pero también a todos aquellos que, profesionalmente o no, gestionan la comunicación de prensa y en las redes sociales de los servicios de emergencia, que son en definitiva quienes facilitan la información que luego se publican en las noticias), el marco adecuado para que, ante un ahogamiento, puedan evaluar cuáles son los datos relevantes que han de recoger y transmitir a los lectores, con el objetivo principal de concienciar a la población de la importancia que tiene el Ahogamiento y también de cara a que el sistema de alertas o las búsquedas de Google las identifiquen de cara a un adecuado seguimiento.

Por ello y para que las noticias puedan ser útiles, se efectúe un tratamiento uniforme de los datos noticiables y se produzca un impacto positivo sobre el público, realizamos las siguientes recomendaciones a los medios de comunicación:

 – Etiquetar la noticia con la palabra “Ahogamiento”, e incluir en el titular esta palabra o derivada siempre que sea posible.

 – Utilizar correctamente los términos científicamente aceptados que describen los ahogamientos: (ver anexo) evitando términos como “ahogamiento incompleto”, “corte de digestión”, etc.

– Proporcionar los datos básicos de la víctima: Sexo, edad, procedencia y nacionalidad.

 – Describir la secuencia de acontecimientos del incidente, incluyendo dentro de lo posible los siguientes datos:

– Quiénes realizaron el avistamiento de la víctima, ejecutaron el rescate y realizaron la RCP (transeúntes, otros bañistas, personas con conocimientos de RCP/SVB (Reanimación cardio-pulmonar o Soporte Vital Básico), Socorristas, Personal sanitario o de emergencias, etc)

– Circunstancias del medio acuático en el momento del incidente (bandera verde, amarilla, roja en playas. Corrientes, u otras) relevantes en el incidente.

– Si la víctima fue rescatada con conocimiento o ya inconsciente.

– Si la víctima muestra signos de haber aspirado y/o tragado agua (como son: tos y presencia de espuma en la boca y nariz, y que indican un proceso de ahogamiento. En los casos en que el ahogamiento por inmersión se desarrolla completamente, puede aparecer también distensión gástrica por la ingesta de agua y como consecuencia, vómitos)

 – Destacar las circunstancias, especialmente si hubo alguna que pudo influir o  agravar las consecuencias (imprudencia, falta de supervisión, consumo de alcohol o drogas, incumplimiento de normas de seguridad, etc.) e Incluir mensajes con consejos y medidas de seguridad relevantes en relación al caso.

 – Seguimiento del pronóstico de la víctima, incluyendo aquellas que pasan a tratamiento hospitalario y pueden fallecer o ser dadas de alta con posterioridad.

Anexo I: El proceso de Ahogamiento

 Definición

El ahogamiento se define como:el proceso por el que se experimenta un impedimento para respirar por la sumersión en un líquido”, que comienza cuando las vías aéreas (boca y nariz) de una persona quedan bajo el agua (sumersión) o el agua pasa por encima de la cara (inmersión).

 Definición

El proceso de ahogamiento pasa por varias fases:

– Incidente: momento en el que se produce el suceso que afecta a la capacidad del nadador para mantener: respiración, flotación o desplazamiento en el agua. Los factores que precipitan un ahogamiento pueden ser muy diversos, incluyendo causas externas, como ser arrastrado por una corriente, caer al agua inesperadamente, poca competencia acuática o sufrir un accidente de circulación, y también causas médicas o patologías preexistentes (IAM; ACVA). Las respuestas motoras se modifican y se cambia de una natación “normal” a una respuesta motora que busca mantener la cabeza fuera del agua, con posición corporal vertical y movimientos de brazos de arriba hacia abajo para sustentarse en el agua. En esta fase las víctimas con capaces de gritar o pedir socorro.

– Puede ocurrir que la persona pierda la consciencia o sufra una parada cardio-respiratoria súbita (por traumatismo; síndrome de hidrocución; IAM o ACVA), en cuyo caso, en función de su peso específico, caerá hacia el fondo o flotará inconsciente en el agua, muriendo si no es rescatada por la falta de oxígeno.

– Pérdida de control: El nadador entra en una situación en la que no puede recupere la seguridad sin ayuda externa y comienza a tener dificultades para mantenerse a flote y conservar boca y nariz por encima del agua para respirar con normalidad, por lo que se mantiene en apnea o respirando a intervalos. Se produce una intensa activación psíquica y fisiológica (respuesta de estrés al peligro), normalmente las víctimas no pueden gritar o pedir socorro, no gesticulan o sacan los brazos por encima del agua y para una persona no entrenada no parecen estar en peligro. Deben alertarnos ciertos detalles como la cara semisumergida con la boca y nariz bajo el agua, los ojos abiertos o el pelo en la cara o la falta de respuesta si se les pregunta si están bien.

– Distrés: El nadador intenta recuperar la seguridad luchando en el agua para salir a flote. En esta fase las víctimas ya no son capaces de respirar porque las vías aéreas quedan sumergidas o al intentarlo se pueden producir pequeñas aspiraciones (y degluciones o “tragones”) de agua. La intensa activación psicológica y fisiológica y la falta de oxígeno hacen que la víctima se agote rápidamente.

– Ahogamiento: Debido a la falta de oxígeno, el sistema nervioso fuerza a la víctima a respirar, con el resultado de que se aspira agua y, como reflejo defensivo, se produce también deglución de líquido, con el resultado de encharcamiento pulmonar y distensión gástrica. La víctima pierde el conocimiento y, en función de su peso específico, caerá hacia el fondo o flotará inconsciente en el agua.

– Fase Terminal: Si la víctima inconsciente no es rescatada, el cerebro se deteriora por la falta de oxígeno y se produce daño cerebral hipóxico y la muerte.

 En función de las circunstancias, este proceso de ahogamiento puede durar entre 30 segundos y varios minutos. Una vez se alcanza la fase de Ahogamiento, si la víctima no es rescatada y se le proporciona Soporte Vital Básico por personas entrenadas en un plazo de 1 a 3 minutos o Soporte Vital Avanzado por personal médico de emergencias en un máximo de 8 minutos las posibilidades de recuperación son prácticamente nulas.

 Por otra parte, si una persona ha aspirado líquido y ha sido rescatada en estado consciente, puede sufrir un síndrome de insuficiencia respiratoria aguda (SDRA) en los minutos u horas siguientes, causada por la propia aspiración, irritación por los elementos químicos o una infección por las bacterias contenidas en el líquido. Por ello, toda persona con síntomas de haber aspirado líquido en un ahogamiento ha de ser valorada por un médico y mantenerse en observación médica o familiar en las 24/48 horas siguientes al incidente.

 Anexo II: Terminología:

 

Ahogamiento No Fatal

– Si la persona es rescatada y el proceso de ahogamiento se detiene, recuperando respiración y pulso cardíaco.

 Ahogamiento Fatal

– Si la persona fallece como consecuencia del ahogamiento, éste se denomina “ahogamiento fatal”, incluyendo las personas que fallecen posteriormente debido a sus consecuencias directas.

 – Las causas más comunes de fallecimiento en las víctimas hospitalizadas por ahogamiento son:

– Muerte cerebral atribuible a la hipoxia severa o lesión cerebral isquémica.

– Síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA)

– Fallo multiorgánico secundario a hipoxia severa o lesión isquémica

Síndrome de sepsis atribuible a la neumonía por aspiración o infecciones nosocomiales (contraídas dentro del hospital)

 Rescate Acuático

– Todo incidente sin evidencia de una dificultad respiratoria se considera un “Rescate Acuático”

 Otras denominaciones no aceptadas

– Se abandonan definitivamente las descripciones como “ahogamiento seco o húmedo”; “ahogamiento secundario”; “ahogamiento pasivo y activo; “Ahogamiento incompleto”, etc.

 – Para la uniformidad de los informes sobre ahogamientos se debe utilizar las directrices de Utstein: Recommended Guidelines for Uniform Reporting of Data From Drowning.

Informe preliminar Ahogamientos en España hasta Julio.

ESS-Ahogamientos

Descarga: Informe Preliminar Ahogamientos España Enero a Julio 2014

Como parte de un proyecto de investigación iniciado en 2008, y para concienciar de la importancia que tienen las muertes por ahogamiento, relacionamos los casos de rescates y fallecimientos relacionados con el medio acuático que se han producido en España desde el inicio del año, publicados por los medios de comunicación o los servicios de emergencia.

Este estudio dirigido por Luis Miguel Pascual, Director Técnico de la Escuela Segoviana de Socorrismo, comenzó en 2008, con un muestreo y análisis de los datos que proporcionaban las noticias publicadas en la prensa escrita sobre ahogamiento en España con el objetivo de diseñar un sistema de recogida de datos que permitiera realizar un seguimiento y análisis exhaustivo de los incidentes relacionados con el ahogamiento en España y obtener datos que permitan reflejar la realidad de esta tragedia.

Desde Enero de 2011 y a través de las búsquedas de Google con alertas de contenido por palabras clave se recogen todas las noticias publicadas en los medios de comunicación digitales sobre incidentes relacionados con ahogamiento en España. La previsión es completar un ciclo de al menos 4 años completos que posibilite reunir una muestra lo suficientemente representativa para abordar un análisis epidemiológico y obtener conclusiones aplicables a programas de prevención de ahogamiento que nos permitan mejorar las estrategias de prevención y su efectividad e incidencia en las cifras de fallecidos, especialmente entre la población infantil.

Además de Luis Miguel Pascual, participan: Miguel González, Profesor y Coordinador de Formación de la ESS; Cristina San Juan, Socorrista, DUE y Profesor de Primeros Auxilios de la ESS en la recopilación y revisión de los datos y Darío Pascual, Socorrista de la ESS y Licenciado en Economía en el tratamiento y análisis estadístico, así como el resto del Equipo Técnico de la ESS.

Queremos especialmente destacar la inestimable colaboración que desde el inicio del proyecto en el diseño de la metodología de recogida y análisis de los datos han venido prestando Stathis Avramidis, colaborador del Centro Helénico para la Prevención y el Control de Enfermedades de Kuvaras-Attikis, (Grecia), y el Dr. Joost Bierens, médico anestesiólogo, consultor jefe de la Maatschappij tot Redding van Drenkelingen y asesor médico de la Royal Netherlands Sea Rescue Institute.

También contamos con la colaboración de organizaciones y Socorristas que nos comunican incidentes y detalles de las intervenciones relevantes para el estudio, como AETSAS, Emergencies Setmil, Blog Vigias, y numerosos compañeros y amigos.

Si quieres colaborar o tienes conocimiento de algún incidente que no esté recogido, te agradeceremos que nos lo comuniques mediante un correo electrónico con el enlace a la noticia o reseña. También puedes publicarlo en Twitter con el HT #Ahogamiento y mencionando a @SosSegovia.

Estos datos están a pública disposición, con el único requisito de citar la fuente y a la Escuela Segoviana de Socorrismo.

Muchas gracias por tu colaboración, entre todos conseguiremos aumentar la concienciación frente a la amenaza que supone el ahogamiento en nuestro país.

 

Relación de incidentes de Ahogamiento recopilados.

Reseñamos los casos ordenados cronológicamente con un enlace a una de las noticias publicadas en medios digitales.

Abrir listado de Ahogamientos España 2014

Mas de 100 ahogados hasta Agosto

Fuente y fotografía: El Mundo

Las dos adolescentes fallecidas en el embalse de Valmayor, en la localidad madrileña de El Escorial, eleva a 113 el número de personas ahogadas hasta el 18 de agosto durante este año.

Sólo en lo que va de mes de agosto se habían producido hasta las citadas muertes 13 ahogamientos, aunque la cifra todavía está lejos de los 53 accidentes mortales ocurridos durante el pasado mes de julio.

En cuanto al resto del año 4 personas fallecieron en enero, otras 4 en febrero, 5 en marzo, 11 en abril, 7 en mayo y 14 en junio.

Por comunidades autónomas, además de las dos últimas fallecidas en la Comunidad de Madrid, 22 han muerto en Andalucía, 18 en Canarias, 14 en la Comunidad Valenciana, 12 en Cataluña, 9 en Galicia, 6 en Murcia, 4 en Asturias, 4 en Castilla y León, 4 en Castilla-La Mancha, 3 en País Vasco, 3 en Aragón, 3 en Extremadura, 2 en Baleares, 2 en Navarra y una en Cantabria.

Por grupos de edad, 32 tenían entre 18 y 59 años, 39 eran mayores de 60, 23 menores de 18, y de 13 se desconoce la edad. En lo relativo al sexo de los fallecidos sólo 21 eran mujeres.

Las muertes se han producido fundamentalmente en el mar, donde han perdido la vida 59 personas; 23 más se han ahogado en piscinas, 19 en ríos, tres en embalses , 2 en balsas de riego, una en un lago, una en un pantano y otra en una acequia.

La muerte de un bañista en Maderuelo pone en cuestión la seguridad en ríos y pantanos

 

Fuente: El Norte de Castilla.

Una vez más ha tenido que ser el luto por un bañista el que recupere un debate que hasta ahora, y por suerte, había permanecido dormido durante este verano. Sin embargo, la amenaza siempre está ahí, latente y al acecho mientras no haya una regulación y un mayor control, tal y como demandaba recientemente el Procurador del Común. El Defensor del Pueblo en la comunidad autónoma, Javier Amoedo, advertía en los albores del verano de los riesgos que encierran las zambullidas en las zonas naturales de baño de Castilla y León. El peligro persiste, llama la atención la Escuela de Socorrismo de Segovia (ESS), una de las organizaciones más beligerantes a la hora de intentar garantizar la integridad de cuantos pueblan las orillas de ríos y pantanos de la provincia durante estas fechas estivales en busca de su ocio y disfrute, incluido un refrescante remojón en cauces y embalses.

El representante del centro, Luis Miguel Pascual, lamentaba ayer que sea el duelo por otra muerte –en esta ocasión la desgracia se ha localizado en una de las zonas más agrestes del embalse de Linares del Arroyo– el que tenga que despertar conciencias y urgencias por tratar de atajar estas tragedias, un drama que ya se alarga demasiado en el tiempo sin que las administraciones públicas logren cerrar un acuerdo.

Esta vez el infortunio ha consternado al municipio de Maderuelo. El bañista fallecido, cuya identidad responde a las iniciales H. B. R. A., de origen alemán y de 69 años de edad, pasaba largas temporadas de cuatro o cinco meses en el pueblo. Se había hecho querer por sus convecinos, comenta el alcalde, Santiago Bayo. Su viuda era de allí. Cuando se jubiló, el matrimonio repartía el año entre sus estancias en este paraje segoviano y su residencia en el país teutón. «Amaba la naturaleza, era muy ecologista y muy deportista, le gustaba nadar en aguas profundas», recuerda el regidor. Y este miércoles encontró la muerte mientras practicaba esa afición. Ayer el cuerpo fue incinerado en el crematorio de Segovia.

Bayo prefiere ser cauto. A falta de conocer el resultado de la autopsia que se le practicó en el tanatorio San Juan de la Cruz de la capital, lo único que pueden lanzarse por el momento son hipótesis. En su narración de lo acontecido cuenta que el miércoles, hacia las tres de la tarde, la víctima cogió la bicicleta para irse a dar uno de sus habituales baños en la zona conocida como La Revilla, en el entorno del Molino Pedrero. Dijo que volvería en un par de horas, pero no fue así.

Rescate

Al ver que tardaba, la mujer trató de localizarle, pero se había dejado el móvil en casa. Llegó a pensar que se podría haber reunido con unos alemanes que paran estos días por la zona. Pero tampoco. El retraso era ya inquietante. Nerviosa por la incertidumbre sobre el paradero de su marido, dio el aviso y un grupo de vecinos inició la búsqueda, que acabó con el trágico hallazgo hacia las diez y media de la noche.

Según la Subdelegación del Gobierno, el cadáver fue recuperado por los equipos del Equipo de Rescate e Intervención de la Guardia Civil (Ereim) del puesto vecino de Riaza, que se habían desplazado al lugar de los hechos. El levantamiento del cuerpo se alargó ya entrada la madrugada del jueves. Acto seguido fue trasladado al tanatorioSan Juan de la Cruz de la capital. Las autoridades deducían a primera hora de ayer, después de un primer análisis, que el fallecimiento se pudo producir por ahogamiento ya que el hombre no presentaba signos de haber sufrido violencia.

La zona de La Revilla donde encontró la muerte el ciudadano de origen alemán es peligrosa, advierte el regidor de Maderuelo. «A cada metro que nadas tiene un corte de un metro y medio y además hay mucha piedra y roca», apunta Santiago Bayo. La víctima sabía donde se metía, en simas que pueden llegar a los diez metros de profundidad. Su pericia no le libró de la muerte. Es una parte del embalse de Linares del Arroyo muy bella pero también arriesgada. La señalización de aviso no hace falta porque quien acude ya es consciente de a lo que se enfrenta, explica el alcalde. De hecho, en esas aguas muchas veces entrenan deportistas expertos en disciplinas extremas o que llevan consigo grandes esfuerzos físicos, como triatletas, detalla Bayo.

Ir acompañado

El alcalde y el representante de la Escuela de Socorrismo de Segovia coinciden en una lectura que hay que sacar de este trágico ahogamiento. A falta de señalización de advertencia o de puestos de vigilancia, y aunque el pantano disfrute del visto bueno de la Junta como zona apta para el baño, tal y como ocurre con Linares del Arroyo, por muy experto nadador que sea el bañista siempre conviene ir preparado y acompañado, hacen hincapié.

El regidor pone el ejemplo de las playas que bordean el embalse donde se suele reunirse mucha gente que pasa su ocio y tiempo libre. La conocida como la de Las Hazas ha sido recientemente arreglada por el Ayuntamiento. Luego están la de la zona de la estación y la cala de Veracruz. Si surge algún problema, los usuarios se dan cuenta rápidamente para ayudar o dar la voz de alarma. La reacción es inmediata.

Bayo admite que el Consistorio no tiene dinero para acatar las recomendaciones del Procurador del Común de crear puestos de control de socorristas, pero este suceso en La Revilla va a servir de acicate para intentar implicar a otras administraciones, como la Diputación, para que el año que viene esta zona apta para el baño sea más segura.